Uncut Gems: Adam Sandler tenía la razón – Surtido

Luego de la brillante Good Time, los hermanos Safdie nos traen esta película cargada de tensión y con un Adam Sandler en un alto nivel, algo que raras veces sucede.

La cinta se centra en Howard Ratner (Adam Sandler), un joyero adicto a las apuestas, que miente en forma consecutiva para salirse con la suya, pero no siempre las cosas le salen bien. Howard está constantemente siendo perseguido por gente a la que le debe, o que ha estafado de alguna forma. Su vida es una ruleta rusa, la cual lo lleva a tomar decisiones erróneas.

El protagonista siente que su suerte cambiará cuando le llega un ópalo de diamantes directo de una mina en Etiopía, la cual cree que vale un millón de dólares. Esto no hace más que incentivar a Howard a seguir en este círculo vicioso de las apuestas, a pesar de correr peligro, debido a que los matones de su cuñado lo persiguen en todo momento por un dinero que le debe a su familiar.

A Howard no le importa su familia, su trabajo, su vida amorosa ni el dinero. Él lo que quiere es sentirse ganador por un momento, esto viene cargado con la excitación que siente al apostar, y que es una sensación parecida a drogarse con lo más fuerte que exista.

La constante tensión de la película y la actitud de Sandler, nos hace sentirnos incómodos, pero a la vez, interesados por saber qué le pasará a este perdedor, que ve en el juego, un momento de liberación y satisfacción en su vida.

Los movimientos de cámara y los primerísimos planos al protagonista hacen que no haya pausas, esto va acompañado de la música electrónica que calza perfecto en un Nueva York acelerado y lúgubre.

Pocas veces podemos decir que Adam Sandler ha realizado un gran trabajo, sus momentos brillantes suceden por épocas, es como una estrella fugaz, que se dedica en gran parte a hacer comedias mediocres para salir de vacaciones con su familia y amigos. Él mismo lo ha dicho en varias entrevistas, y es respetable su posición, pero nos priva de verlo destacar en la gran pantalla.

Sorprende la actuación de la joven actriz Julia Fox, quien hace de la amante de Howard y mantiene una relación tóxica basada en el sexo y las drogas. Otro que destaca es el ex basquetbolista Kevin Garnett, quien hace de sí mismo de gran manera, bajando del pedestal a las estrellas deportivas.  

En conclusión, los hermanos Safdie nos siguen sorprendiendo con películas vertiginosas y con una dirección digna de ser reconocida con los más grandes premios cinematográficos. Además, nos hace reafirmarnos en que Adam Sandler cuando quiere puede ser un actor de calidad, pero que esto solo pasa cada diez películas malas dirigidas por él o sus amigos.

Adam Sandler tenía la razón al decir que era su mejor actuación, es una lástima que la cinta haya sido ignorada por los Oscar, pero le queda la alegría de haber hecho un gran trabajo.

La cinta está disponible en la plataforma de Netflix.