¿Debería invertir en una silla gaming? Sí, y estas son las razones – Surtido

Una pregunta que suelen hacer los gamers, luego de invertir en las mejores GPU, CPU, RAM y demás hardware necesario para obtener la mejor experiencia de juego es: ¿Debería comprar una silla para juegos? Le hemos pedido a Acer, un líder en el segmento gaming, que nos asesore al respecto y la respuesta ha sido un rotundo “sí”. Por eso, junto a Acer hemos enumerado algunas razones que ayudarán a los jugadores a tomar la mejor decisión.

Es muy beneficiosa para la salud

Es la razón más importante. Como todos sabemos un gamer pasa muchas horas sentado frente a una pantalla. Por tanto, si no trata de mantener la posición adecuada, podría estarse exponiendo, además de a los típicos dolores de espalda, cuello, hombros e incluso cabeza, a problemas de circulación, mala digestión y hasta várices. A esto se suman los cambios notables en el estado de ánimo y la predisposición a la irritabilidad que puede significar estar en una posición poco óptima. Una buena silla gaming garantiza una postura ergonómica, evitando la presión y alineación inadecuadas en la columna vertebral y extremidades del cuerpo.

Comodidad al jugar

Las buenas sillas para gamers, en línea con su objetivo de ser ergonómicas, cuentan con un diseño especial que vela por la comodidad de los jugadores al momento de usarlas. Aunque todo depende de la gama, en ellas se pueden encontrar desde cojines desmontables para lumbar (respaldo) o reposacabezas, hasta relleno inteligente que se adapta a la silueta, peso y movimientos de la persona. Ideal para las largas sesiones de juego.

Aumento del rendimiento

Algunos gamers dirán que para potenciar las habilidades en un determinado juego lo único que queda por hacer es entrenar y entrenar ¡y tienen toda la razón! Pero lo cierto es que una silla que garantice comodidad y una posición correcta puede ayudar a mejorar el rendimiento. En el ámbito laboral, corregir la mala postura aumenta el rendimiento. Entonces ¿por qué en el juego iba a ser diferente?

Cuestión de estética

Esta no debe ser una razón determinante a la hora de decidir en invertir o no invertir en una silla para jugar, pues todo depende de los gustos específicos de cada jugador. Pero, seamos sinceros, lo más impactante de una PC gamer son los colores vivos y su diseño imponente. Es lo que, en cierta forma, la diferencia de las computadoras convencionales. Entonces, ¿por qué tener una silla de oficina -aunque sea ergonómica- en un espacio de juego en el que hemos invertido recursos para darle la mejor apariencia? No hay razón para hacerlo.

Flexibilidad y adaptabilidad

Las sillas de gama alta, ideales cuando el presupuesto lo permite, tienen altavoces y entradas para conectar controles, volantes y otros accesorios que hacen de la experiencia de juego algo inolvidable. Nada comparable a sentarse en una aburrida e incómoda silla de oficina a disputar una partida.

Queda claro que comprar una silla para juegos no es una opción; es una necesidad, en especial para cuidar nuestra salud.